¿Dónde permanecerá?

Depositaremos nuestro legado, lleno de aprendizajes compartidos, en la sede de la Fundación Esclerosis Múltiple. Así siempre podremos recordar todo lo que hemos aprendido a agradecer.